¿Qué es la biometría? – Identidad y confianza

¿Qué es la biometría? – Identidad y confianza 2017-03-24T12:46:43+00:00

¿Qué es la biometría? – Documentos informativos

“Los datos biométricos se refieren a las características físicas (y conductuales) más propias de cada uno, que pueden ser detectadas por dispositivos e interpretadas por computadoras de modo que puedan usarse como nuestros representantes en el ámbito digital. De este modo podemos vincular nuestros datos digitales y nuestra identidad de forma permanente, consistente y sin ambigüedad y recuperarlos rápida y automáticamente recurriendo a las computadoras. ”
Descargar documento

Identidad y confianza

En cada uno de nosotros existe un sinnúmero de elementos que, tomados en conjunto, nos hace únicos, por ejemplo, los atributos físicos, el lugar donde vivimos, la fecha en que nacimos, las relaciones que mantenemos y las cosas que sabemos. La singularidad de nuestro aspecto físico y de nuestra historia personal está representada por lo que comúnmente denominamos nuestra “identidad”. En el entorno actual totalmente interconectado y dominado por las computadoras, cada vez es más conveniente 1) atribuir correctamente la información digital a una persona y 2) certificar nuestra identidad de un modo que sea confiable y fácil de comunicar. Podría usarse nuestra identidad para atribuir fácil y correctamente información sobre cada uno de nosotros con el fin de ser utilizada en el futuro (p.ej., historias clínicas o registros financieros). Pero esta clase de registros también nos permite demostrar cómo nos comportamos históricamente a lo largo de nuestras vidas con el propósito de generar confianza al tiempo que nos obliga a ser más responsables personalmente. Generar confianza y demostrar responsabilidad nos permiten obtener privilegios tales como el acceso a bienes, propiedades o países. A los efectos del acceso, la identidad cumple una doble función: en primer lugar, comunicar nuestra honradez y responsabilidad y, más tarde, al intentar realizar operaciones basándonos en el “capital de confianza” que hemos acumulado, prueba que, en efecto, somos esa misma persona en la que se confió anteriormente. Contrariamente, nuestra identidad puede ser cuestionada con el fin de difundir una representación fraudulenta de nosotros o utilizada por alguien que busca sembrar desconfianza en torno a nuestra persona.

La eficacia que tienen nuestros nombres y números personales para dar cuenta de nuestra identidad es relativa. Un hecho importante es que los datos que nos identifican pueden ser interpretados no solo por personas sino también por computadoras para vincular información digital con atributos que indican si somos personas confiables o no, hecho que es de utilidad en distintas aplicaciones. Los boletines escolares, una multa por exceso de velocidad y nuestra foja de antecedentes financieros son solo algunos ejemplos de estas aplicaciones. Sin embargo, tanto nuestros nombres como nuestros números son eficaces si y solo si son 1) únicos, 2) permanentes, 3) coherentes y 4) están vinculados sin ambigüedades a nuestra persona física. Sabemos que no necesariamente son únicos (p.ej., Juan Pérez) ni permanentes (p.ej., María Pérez de González) y claramente no están vinculados sin ambigüedades a nuestra forma física (p.ej. un tatuaje en la frente). Es precisamente en este punto en que la biometría moderna resulta útil. Los datos biométricos se refieren a las características físicas (y conductuales) más propias de cada uno, que pueden ser detectadas por dispositivos e interpretadas por computadoras de modo que puedan usarse como nuestros representantes en el ámbito digital. De este modo podemos vincular nuestros datos digitales y nuestra identidad de forma permanente, consistente y sin ambigüedad y recuperarlos rápida y automáticamente recurriendo a las computadoras.

Próximo > Modalidades biométricas